domingo, 31 de marzo de 2013

Bodegas Ricla

Bodegas Ricla está en la Calle Cuchilleros, 6, entre Puerta Cerrada y la Plaza Mayor.



Un poco de historia

Bodegas Ricla se fundó en 1867, sus fundadores le pusieron el nombre de su pueblo, en Aragón. Cuenta Carlos Osorio que durante la guerra civil, los vecinos usaban la cueva como refugio, y al término de la contienda se reformó el local. Actualmente la regenta la familia Lage, la madre Ana María es el alma culinaria del lugar.





Comidas y bebidas

Para beber: caña de Mahou y vermouth Izaguirre de grifo.
Tapas gratis: pinchito de embutido de morcilla
Ración recomendada: canapé de bacalao en aceite.
Total: 6,30 euros





Otras raciones: boquerones en vinagre, cecina de León, callos y conservas: mejillones, anchoas...

Opinión:

Otro de mis sitios favoritos. El vermouth es excelente, antes lo vendían a granel y lo llevabamos a casa. Tiran bien la cerveza y el bacalao es exquisito.




Establecimiento: Pequeño, sin sitio para sentarse. Tiene dos bonitas barras decoradas con azulejos, y una columna de hierro foerjado en medio del local. Adornan las paredes unas bonitas tinajas, una saturadora de seltz y botellas de vino.

 

Horarios: De 13:00 a 16:00 horas y de 19:00 a 24:00 horas. Cierra los martes.

Teléfono: 91 365 20 69

sábado, 23 de marzo de 2013

Taberna Antonio Sánchez

La Taberna de Antonio Sánchez está en la Calle Mesón de Paredes, 13, muy cerca de Tirso de Molina.



Un poco de historia

La Taberna Antonio Sánchez ya existía en 1830. Su primer dueño conocido el picador Colita la compró en torno a 1870, más tarde la vendió al matador de toros Cara Ancha. En 1884 fue adquirida por Antonio Sánchez Ruiz, comerciante de vinos, originario de Valdepeñas, que le dió el nombre que conserva actualmente. Sánchez quiso ser torero, y tomó la alternativa en 1922. Se retiró en 1929 cuando las cornadas, más de 20, pudieron más que su afición. Fue amigo del pintor Ignacio Zuloaga que estableció en la taberna la sede de una de sus tertulias y en la que realizó exposiciones.


De esa época es el retrato del torero por Zuloaga y las cabezas de toro que vigilan la entrada. Una de ellas pertenece a Fogoso, con el que tomó la alternativa Antonio Sánchez.

 
 
Sus torrijas fueron tan famosas que el rey Alfonso XIII y su familia las solían tomar para desayunar. Fueron asiduos visitantes Pío Baroja, Sorolla, Cossío o Antonio Díaz-Cañabate, que se inspiró en esta casa para escribir Historia de una taberna de 1944. En ella evoca el Madrid de su juventud, a principios del siglo XX.
 
 

Su hijo Antonio continuó con el negocio y en su época frecuentaron la taberna Pio Baroja, Sorolla, Marañón, Julio Camba y Cossio. Cuenta Carlos Osorio que Lola, hermana de Antonio Sánchez hijo, regentó el negocio hasta 1979, año en que se jubiló Tasio, el encargado. La taberna estuvo a punto de desaparecer.

Afortunadamente, algunos madrileñistas como Luis Carandell, José Luis Pécker y otros, unieron sus esfuerzos y lograron su reapertura. Hoy la regenta Curro, que ha sido torero antes que tabernero.

Es conocida también como la Taberna de los Tres Siglos.


Comidas y bebidas

Para beber: caña de Cruzcampo y vermouth de grifo.
Tapas gratis: 2 pinchos de lomo
Ración recomendada: cazuelita de callos
Total: 7,9 euros


 

Otras raciones:  Caracoles, rabo de toro, cocido madrileño, olla gitana, croquetas, torrijas.

Opinión

Visitar la Taberna de Antonio Sánchez es como viajar al pasado. Multitud de detalles nos recuerdan otros tiempos, desde sus baldosas, su bonito mostrador de madera y zinc, el grifo de cerveza o la luz de gas que todavía conserva. En cuanto a la comida, los callos estaban correctos pero sin destacar, lo mismo la cerveza.


 
Establecimiento: Grande, con mesitas bajas para picar y restaurante.



Horarios: De 12:00 a 16:00 horas y de 20:00 a 00:00 horas. Cierra el domingo por la noche y el lunes.

Teléfono: 91 539 78 26

sábado, 16 de marzo de 2013

Casa Dani

Casa Dani, también conocida como Vinos el 11, está en la Calle Calatrava, 11 de Madrid, una bocacalle de la calle Toledo. En la zona de Latina.




Un poco de historia

El edificio donde se sitúa Vinos el 11 data de 1875. Al principio había una botica en este local que se transformó en taberna a finales del siglo XIX. Hasta 1972 sólo se despachaba vino con el arte del medidor, llegándose a despachar 16 arrobas (256 litros) de vino diarias. Según cuenta Antonio Pasies en 1974 se haría con ella Eugenio Humanes y a su muerte en 1984 pasa a manos de uno de sus empleados: Daniel Iglesias que ayudado por su esposa Argentina le da un aire nuevo. Empieza a servir embutidos, escabeches, etc. Fue uno de los taberneros más conocidos de Madrid, famoso por tirar los chatos de vino de Valdepeñas exactamente a la misma altura. Actualmente regenta el establecimiento su hijo Daniel.

Como curiosidad, en ella se rodo parte de la película Un franco, 14 pesetas.



Comidas y bebidas

Para beber: caña de Amstel y vermouth de grifo.
Tapas gratis: 2 pinchitos de chicharrones
Ración recomendada: 1/2 ración de queso manchego
Total: 9,7 euros



Otras raciones: Jamón ibérico de bellota, lomo, cecina, bonito, berberechos, mejillones....

Opinión

Un buen sitio para tomar el aperitivo, sin cocina. La cerveza bien tirada, el queso excelente. El camarero es muy amable aunque no me quiso decir el origen del queso, secreto de la casa :). El ambiente, muy popular, gente de toda la vida tomando el aperitivo y hablando de la distinción entre el chato y la copa, hacía años que no oía hablar de chatos de vino.



Establecimiento: Grande, con algunas mesitas al lado de la barra y un saloncito interior con otras cinco mesas. Tiene una bonita barra de madera de nogal y acero inoxidable, que sustituye a la antigua de estaño, con lebrillo (el barreñito donde se enjuagan los vasos). Adornan sus paredes una saturadora de seltz, un bonito espejo y fotos del Madrid de finales del siglo XIX y principios del XX.



Horarios: De 12:00 a 15:30 horas y de 20:00 a 00:00 horas. Cierra los domingos y los lunes por la mañana.

Teléfono: 91 365 26 21

domingo, 10 de marzo de 2013

Taberna La Nueva

La taberna La nueva está en la calle Arapiles, 7, cerca de la glorieta de Quevedo.



Un poco de historia

La Nueva se fundó en 1911.



Comidas y bebidas

Para beber: caña de Mahou y mosto.
Tapas gratis: pinchitos de tortilla, boquerones, pinchitos de salchichón con queso brie.
Total: 3,40 euros

 


Otras raciones: Tortilla con salmorejo, foie de pato al vinagre de frambuesa, revuelto de morcilla con pasas y piñones, rabo de toro desmenuzado, setas empanadas con queso brie fundido, conservas, ibéricos, mariscos.


Opinión:

La nueva es una taberna muy bonita. Auna una decoración clásica, a caballo entre la taberna y el café, con una cocina con algún toque moderno. El ambiente es muy agradable y el servicio muy atento. Cada cierto tiempo los camareros ofrecen pinchitos recien salidos de la cocina. La cerveza bien tirada.



Establecimiento: Mediano, con tres mesitas bajas y dos altas con banquetas. Tiene un bonito mostrador de caoba de Cuba. Algunos detalles como sus puertas, el ventilador o el reloj le dan un toque encantador. Decoran sus paredes fotos en blanco y negro y una bonita cenefa. El suelo es de baldosas blancas y negras. En la planta de abajo tienen un comedor con algunas mesitas.




Horarios: De 11:00 a 23:30 horas. Cierra los domingos.

Teléfono: 91 447 95 92

lunes, 4 de marzo de 2013

Casa Martín


Martín está en la Avenida Menéndez Pelayo, 17, enfrente de El Retiro.



Un poco de historia

Casa Martín fue fundada en 1940. Actualmente la regenta la tercera generación de la familia Jiménez.



Comidas y bebidas

Para beber: 2 cervezas Mahou y vermouth Cañí.
Tapas gratis: filetitos de pollo rebozado y filetes rusos
Ración recomendada: Pincho de tortilla y empanada
Total: 11,2 euros




Otras raciones: Mejillones, berberechos, ventresca, anchoas, gambas, navajas, zamburiñas...

Opinión

El sábado pasado conocí este sitio. Me pareció un lugar estupendo para tomar algo después de dar una vuelta por El Retiro. La cerveza estaba muy bien tirada, las raciones muy ricas: la tortilla fantástica y los filetitos rusos estupendos. Los camareros son muy atentos y generosos con las tapas.


Establecimiento: Pequeño, con algunas mesitas en el interior. Lo típico es salir a la calle y apoyarse en las mesas altas. Decorado con fotos de toreros y futbolistas y grifos antiguos.

Horarios: De 10:00 a 02:00 horas. No cierra ningún día.

Teléfono: 91 573 11 67